El paso del tiempo y la propia gesticulación al fruncir el ceño hacen que los músculos faciales terminen causando las llamadas arrugas dinámicas de expresión.
 


El Botox en microinyecciones debilita la acción muscular y las arrugas se atenúan, desapareciendo por completo en los días posteriores.
 


Debemos valorar la conveniencia de una nueva sesión cada 6 o más meses, para evitar efectos residuales o cambios en la mímica del paciente. 
 


Además realizamos un tratamiento homeopático para evitar al máximo los posibles hematomas.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted